Beneficios de estirar

En Salud
Beneficios de estirar
Comparte en:

Estirar es practicar una serie de ejercicios suaves y mantenidos para preparar los músculos para un mayor esfuerzo. Generalmente, se estira antes y después de hacer ejercicio o deporte para evitar lesiones y daños a los músculos. Además, estirar tiene otros beneficios.

Estirar bien todos los músculos es muy importante no solo antes de hacer ejercicio, sino todos los días como una práctica habitual, aunque luego no vayamos a realizar ningún deporte. Y es que los estiramientos son muy beneficiosos:

1- Aumenta la flexibilidad

Estirar a menudo aumenta la flexibilidad general de nuestro cuerpo a largo plazo. Cuando elongar (estirar) se convierte en un hábito, los tejidos conectivos del cuerpo se estiran lentamente, mejorando el rango de movimiento de las articulaciones, los movimientos y, por supuesto, la flexibilidad. A la vez, esto alivia la rigidez muscular de muchas áreas del cuerpo y reduce el riesgo de degeneración de las articulaciones. Ser más flexible también implica gastar menos energía para completar cualquier movimiento, lo que nos permite aprovechar esa energía para otras actividades.

2- Mejora el rendimiento

Al aumentar la flexibilidad y mejorar el rango de movimientos, mejora también el rendimiento deportivo al ser capaz de lanzar o golpear mejor y hacer cambios de movimientos de manera más rápida.

Sin embargo, el estiramiento estático (mover una articulación hasta el final de su rango de movimiento y mantener unos 15-20 segundos en esa posición) no se debe hacer antes de practicar deporte ya que puede disminuir el rendimiento, sobre todo en actividades de potencia como los deportes de equipo. En estos casos, se debe recurrir a estiramientos dinámicos antes y estiramientos estáticos al acabar.

3- Reduce la probabilidad de lesiones

Uno de los beneficios más conocidos de estirar antes de realizar ejercicio es, sin duda, que reduce la probabilidad de sufrir una lesión ya que evita que los músculos se sobrecarguen y se dañen. Eso sí, siempre que los estiramientos se realicen de forma regular y de manera adecuada. Si no estiramos siempre o lo hacemos mal, aumentará el riesgo de sufrir una lesión.

4- Alivia la tensión muscular

Estirar de manera regular ayuda a aliviar el estrés y reduce la tensión muscular. Si además acompañas estos ejercicios de estiramiento con otros de respiración y relajación, seguro que logras que el estrés de tu vida, y tu cuerpo, desparezca.

5- Permite hacer una mayor variedad de movimientos

Como decíamos, estirar permite aumentar el rango de movimientos, lo que permite que tengas una mayor variedad de movimientos y evitar el riesgo de caídas, algo muy útil a medida que envejeces.

6- Mejora la circulación

Los ejercicios de estiramiento aumentan el flujo sanguíneo a los músculos, lo cual mejora nuestra circulación sanguínea y favorece la recuperación tras un entrenamiento de alta intensidad. Además, una mejor circulación implica que el corazón no tiene que trabajar tan duro, lo que reduce la presión arterial y la frecuencia cardiaca en reposo, por lo que mejora la salud cardiovascular.

7- Reduce el cansancio

El aumento de la flexibilidad gracias a los estiramientos ayuda a la musculatura a prevenir el cansancio ya que reduce la tensión en los músculos trabajados. Además, estirar también hace que fluya más sangre al cerebro, lo que implica estar más alerta y tener más energía. De igual modo, los músculos doloridos provocan sensación de cansancio, por lo que, si evitas el dolor, te sentirás más descansado.

8- Aumenta la potencia

Al aumentar la longitud muscular, aumenta la distancia sobre la que nuestros músculos pueden contraerse, lo que incrementa la potencia muscular.

9- Favorece una buena postura

Al evitar la tensión muscular y mejorar la relajación, mantenemos una postura correcta tanto sentados como en movimiento, lo que reduce dolores y molestias como los de espalda o cuello. Y es que una mala postura suele estar causada por músculos tensos que no permiten adoptar la postura natural deseada, lo que hace que la espalda se encoja, causando dolor, sobre todo en la parte baja de la misma. Estirar ayuda a ejercitar los músculos, aliviar la tensión y evitar el deseo de encorvarse.

10- Reduce el dolor tras el entrenamiento

Estirar bien antes y después de hacer cualquier deporte o ejercicio nos ayuda a evitar las agujetas y el dolor de la sobrecarga muscular. Después de cualquier trabajo de fuerza se producen una serie de microrroturas fibrilares, pero estirar después ayuda a alargar las fibras musculares, aumentar la circulación y eliminar los productos de desechos que se acumulan en el tejido muscular.

11- Aumenta tu aguante

Realizar estiramientos regularmente mejora tu resistencia física ya que te permite ser más ágil, realizar más movimientos y efectuarlos más rápidamente, por lo que puedes realizar cualquier actividad física gastando menos energía. Además, al fluir la sangre mejor hacia tus músculos tienes más oxígeno, minerales y proteínas circulando por ellos, por lo que estos pueden trabajar más tiempo sin cansarse.

12- El tiempo de recuperación se reduce

A pesar de estirar a menudo, siempre es posible sufrir una lesión o problema, pero en este caso la recuperación será mucho más rápida que en las personas que no estiran ya que sus músculos cuentan con más oxígeno y nutrientes.

13- Controla el colesterol

Como decíamos, los estiramientos pueden ayudar a reducir la presión arterial. Una persona con la tensión alta forma una especia de lágrimas en las arterias que permiten que el colesterol se acumule, pero si tenemos la tensión arterial controlada, evitaremos que esto pase. Además, al mejorar la circulación sanguínea es más complicado que el colesterol se acumule.

14- Aumenta tu felicidad

Estirar es, al fin y al cabo, un tipo de ejercicio, aunque sea suave, por lo que también ayuda a liberar endorfinas, un neuroquímico que provoca sentimientos de alegría, felicidad y euforia y nos ayuda a luchar contra la depresión y la ansiedad.

15- Mejora tu equilibrio

Los estiramientos mejoran el equilibrio y la coordinación muscular fina, evitando, como decíamos, el riesgo de caídas y lesiones.

¿Cómo estirar?

Existen dos formas principales de estirar: estiramientos dinámicos y estáticos. Los primeros se basan en colocarse en una posición de estiramiento, empujar ligeramente hasta que se note tensión, aguantar 2 o 3 segundos y repetir este movimiento entre 5 y 10 veces. Mientras que los estiramientos estáticos consisten en aguantar la postura entre 15 y 20 segundos y después cambiar de postura.

Los estiramientos dinámicos son mejores antes de realizar deporte, y los estáticos para calentar tras el ejercicio.

Cuando calientes, asegúrate de enfocarte en los músculos importantes (muslos, pantorrillas, espalda, hombros, brazos, cuello…) ya que de esta forma estirarás también los más pequeños.

Crea una rutina de estiramientos para hacerlos a menudo, incluso si no vas a hacer ejercicio ya que mejorará tu salud en muchos aspectos.

También te interesará...

Beneficios de la meditación

La meditación también ayuda a mejorar tu vida sexual

Comparte en: Según un nuevo estudio publicado en el Journal of Sex & Marital Therapy, las mujeres que practican

Read More...
Beneficios de la ortiga

Beneficios de la ortiga

Comparte en: La ortiga es una planta medicinal que pertenece a la familia de las urticáceas, con muchas aplicaciones

Read More...
Girar el colchón

¿Cada cuánto limpiar el humidificador?

Comparte en: Muchas mujeres tienen en su casa un humidificador, que es el aparato que sirve para mantener constante

Read More...

Deja tu comentario:

Tu e-mail no será publicado.

Mobile Sliding Menu