Beneficios de dormir mucho

En Salud
Insomnio

¿Te gusta dormir? ¿Eres de los que se podría pasar horas y horas metido en la cama durmiendo como un bebé? Estás de suerte porque dormir mucho aporta una serie de beneficios que quizás muchos de vosotros todavía desconocéis o incluso os llegáis a sentir mal por dormir tanto, pero antes de que eso pase debéis leer todos los beneficios que dormir mucho os aporta cada día.

Cuando éramos adolescentes probablemente teníamos que lidiar más de una vez durante los fines de semana con nuestros padres porque decían que dormíamos demasiado y que dormir tanto no era bueno, ¿verdad? Todo lo contrario, por supuesto, sucedía cuando éramos bebés recién nacidos y ellos mismos, nuestros padres y madres, adoraban que durmiéramos plácidamente, sobre todo por la noche.

A medida que vamos creciendo, nos vamos dando cuenta de que nuestro tiempo para dormir es bastante limitado ¿no? Quizás esa sea la idea que nosotros tenemos en nuestra cabeza, porque lo cierto es que el día tiene 24h y aunque trabajemos lo más común es aprovechar esas otras horas restantes al ocio, al deporte o al móvil, y no a dormir. Y sí, nos olvidamos por completo de lo fundamental y necesario que es. Nuestro cuerpo necesita descansar y para ello lo ideal es dormir (de media, y los adultos) durante aproximadamente ocho horas para lograr un pleno descanso y recuperarnos para afrontar el nuevo día que nos espera. De hecho, dormir poco nos puede llegar a arruinar la semana a más de uno.

Además, dormir poco solamente nos perjudica. La excesiva somnolencia diurna, los cambios de estado de ánimo o el aumento de estrés son algunos de los signos inequívocos que nos indican que no estamos durmiendo lo necesario, y no sabemos lo que nos estamos perdiendo, claro. Estos son algunos de los beneficios de dormir mucho:

Mejoraremos nuestro rendimiento. Con el cuerpo y la mente descansados siempre podremos llegar más lejos (en todos los aspectos), pues el buen descanso potenciará nuestro rendimiento físico, lo que hará que cumplamos nuestra rutina de ejercicios y realicemos todas nuestras tareas de forma correcta.

Beneficiaremos nuestra salud cardiovascular. El sueño y nuestra salud cardiovascular están muy relacionados. Dormir mucho o incluso alguna hora extra ayuda a nivelar la presión arterial y reduce la acumulación de calcio en las arterias, lo que hace mejorar el funcionamiento de nuestro corazón.

Agudizaremos nuestra memoria. Llegar al sueño REM durante la noche es fundamental, ya que de hecho esta fase está vinculada con el aprendizaje y la memoria. Y, por supuesto, cuanto menos dormimos mucho más despistados estamos durante nuestro día y menos recordamos también a corto y a largo plazo.

Eso sí, recordemos que a pesar de los beneficios que nos aporta dormir mucho y que hacerlo en exceso no plantea riesgos serios para la salud, si de manera constante dormimos demasiado y nos despertamos soñolientos casi siempre, lo ideal es que lo consultemos con nuestro médico.

¿Y qué hay de las siestas?

Aunque en muchos países las rechacen por completo, lo cierto es que las siestas nos vienen muy bien a los adultos pues nos aliviará la somnolencia casi de inmediato y mejorará nuestro estado de alerta durante varias horas después de despertarnos. Además, las siestas mejoran nuestro funcionamiento cognitivo, los tiempos de reacción, la memoria a corto plazo e incluso nuestro estado de ánimo.

La siesta es una actividad relativamente común. De hecho, aproximadamente el 50% de las personas españolas afirma echarse la siesta al menos una vez por semana, aunque en algunos países como Grecia, Brasil o México tienen una cultura tradicional de la siesta por lo que hasta el 72% de las personas se echa una siesta unas cuatro veces por semana.

¿Nos afectan los móviles a la hora de dormir?

Pasamos el día pegados a nuestros teléfonos móviles. De hecho, según un estudio recogido en octubre del 2018 “los adultos pasamos alrededor de diez horas al día con el teléfono móvil, unas tres horas más aproximadamente de lo que dedicamos a dormir (siete u ocho horas)”.

Los miramos nada más despertar, en el transporte público yendo al trabajo, durante nuestra jornada laboral en determinadas pausas que hagamos o tengamos, al salir de la oficina, durante algunas actividades o quedadas con amigos, y antes de acostarnos. Demasiado ¿no creéis? Pero la respuesta que damos es básicamente que las posibilidades que el móvil nos ofrece también provocan que pasemos gran parte del tiempo pendientes de este objeto que si se rompe o se pierde hace que más de uno pueda llegar a volverse loco. Cada vez son más los individuos que compran entradas a través de Internet, que hacen la compra del mes online o que “se van de compras” en las aplicaciones móviles que cada tienda física ofrece para vender más y de una manera más rápida.

Según datos de Statista ofrecidos en 2017, de los diez países que más utilizan el teléfono móvil, España se sitúa en quinta posición. Los países que más lo utilizaban durante el día (2016) eran Brasil y China (en primera y segunda posición respectivamente) seguidos de Estados Unidos e Italia (tercera y cuarta posición). Las cifras aumentaron muchísimo sobre todo en Brasil y China si lo comparamos con los datos analizados cuatro años atrás (2012).

Al observar estos datos podemos darnos cuenta, por supuesto, del tiempo innecesario que pasamos pegados a nuestros móviles y que, sobre todo, nos afecta a la hora de conciliar el sueño por la noche. Algunos estudios han comprobado que mirar y consultar el móvil justamente antes de dormir haga que lo conciliemos mucho peor y que, además, si nos desvelamos a mitad de la noche y lo consultamos, por ejemplo, para ver la hora, nos cueste mucho más dormirnos de nuevo.

Dormir es crucial para llevar un estilo de vida saludable, y para ello también es fundamental apagar nuestros teléfonos móviles antes de acostarnos. Una vez hayamos visto todo lo que tenemos que hacer al día siguiente, debemos ponerlo en silencio y apagarlo para que no interrumpa nuestro ciclo REM. Eso sí, dejando siempre que pase un tiempo determinado desde que lo apagamos hasta que decidimos irnos a la cama para dormir. ¡Y lo mismo con el ejercicio! Si no nos acostamos muy tarde porque madrugamos mucho, lo ideal es hacer ejercicio por la mañana o por la tarde para no activarnos demasiado justo antes de ir a dormir.

Finalmente, es importante también destacar que el contacto con el agua puede influir en el ánimo y ayudar a ponerse en marcha por lo que no sería lo más recomendable para dormir bien, y aquí lo importante es dormir mucho y bien. Todo sea por los beneficios…

Fuente:

“Aprender a dormir” http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1139-76322013000500004

Statista “La adicción al móvil crece en todo el mundo” https://es.statista.com/grafico/9576/la-adiccion-al-movil-crece-en-todo-el-mundo/

 

También te interesará...

Infidelidad en la pareja

¿Es normal no sentir emociones?

Comparte en: Hay personas que han dejado de sentir sin darse cuenta. De repente, llega un momento en el

Read More...
Consejos para regalar a tu novio

¿Qué regalar de cumpleaños para mi novio?

Comparte en: Comerse la cabeza para comprar los regalos de cumpleaños es algo por lo que todos pasamos, pero,

Read More...
Comer en sitios cerrados o abiertos

¿Cómo se debe comer?

Comparte en: Una de las preocupaciones que más está afectando a las personas en los últimos años es la

Read More...

Deja tu comentario:

Tu e-mail no será publicado.

Mobile Sliding Menu