• Buscar
×

Beneficios de ayunar

Beneficios de ayunar

Ayunar es una práctica utilizada por muchas religiones alrededor del mundo. Se llama ayuno al acto de abstenerse total o parcialmente de comer o beber por un período de tiempo. Esto provoca en el organismo una serie de reacciones, lo que hace que se consuman las propias reservas de calorías, desencadenándose por ello una revolución física y psíquica. Aunque existen mil formas de hacerlo, lo habitual es no tomar nada sólido, es decir, únicamente ingerir líquidos, procurando que el aporte total no sobrepase las 300 calorías diarias. Es muy importante también durante el ayuno suprimir lo innecesario, como el café, el tabaco, el alcohol,… Y comportarse de forma natural, ya que si bien no es una práctica que deba realizarse constantemente, sí es un acto natural y fisiológico.

 

 

 

Índice

¿Qué es ayunar?

Al contrario de lo que se cree, ayunar no es pasar hambre, tampoco es morirse de hambre o tener un estado de inedia aguda. Existe una corriente llamada respiracionismo y aerivorismo que consiste en la abstinencia de alimentos durante un tiempo superior al que puede resistir el cuerpo humano, práctica que ha provocado la muerte de al menos 4 personas en los últimos 20 años. Se suele relacionar con el supuesto ayuno absoluto místico de los ascetas. De hecho, su origen se encuentra en la Antigua Grecia y en Roma, ya que era un método de suicidio de personas de alto rango. En la antigüedad ya se conocía que una persona no podía sobrevivir más de siete días sin comer ni beber. Los creyentes en el respiracionismo afirman que los alimentos y el agua no son necesarios, y que es posible sostenerse exclusivamente por el prana del aire a través de la respiración –que según los creyentes hinduistas contiene una fuerza vital– y otros aseguran que se puede vivir mediante la energía de la luz solar. Pero el ayuno se diferencia de estas corrientes en que se realiza por un corto periodo de tiempo –nunca superior a 24 horas–, y no tiene por qué producirse carencias de elementos esenciales, ya que nuestro cuerpo los tiene en reserva. Cuando ayunamos provocamos la ‘movilización’ de la producción de estas reservas para gastar las que ya tenemos.

Aunque muchas veces se practique bajo una motivación religiosa –por ejemplo, el ayuno católico en Cuaresma o el que se realiza durante el mes del Ramadán en el mundo musulmán–, o ante mandato médico por la utilización de algún medicamento u análisis, lo cierto es que el ayuno voluntario, controlado y muy ocasional puede traer beneficios reparadores para nuestro sistema. Y siempre que se disponga de reservas, es una reacción de reequilibrio que reajusta nuestro organismo.

Beneficios del ayuno

- Ayuda al colesterol

Según los investigadores del Instituto del Corazón del Centro Médico Intermountain, en Utah, Estados Unidos, el ayuno no sólo reduce el riesgo de enfermedades del corazón y diabetes, sino que también provoca cambios positivos importantes en los niveles de colesterol de una persona.

- Disminuye el riesgo de enfermedades de las arterias coronarias

En 2007, un estudio llevado a cabo con mormones, cuyas enseñanzas religiosas incluyen ayunar durante 24 horas el primer domingo de cada mes, detectó que estas personas tenían 39% menos riesgo de sufrir enfermedad de las arterias coronarias, una de las principales causas de muerte tanto de hombres como mujeres, que quienes no ayunaban.

- Disminuye el riesgo de enfermedades cardiovasculares

Un grupo de investigadores analizó si el ayuno mensual de 24 horas que llevan a cabo los mormones podría estar contribuyendo a esos beneficios cardiovasculares. El estudio de 2007, llevado a cabo con más de 4.500 individuos -90% de los cuales eran mormones-, además de la prohibición de tabaco, alcohol y cafeína, tuvo en cuenta la observación de un día de descanso de comida semanal. El estudio encontró que los beneficios del ayuno fueron generales, incluso en aquellos que practicaban otras religiones. Sin embargo, no deben interpretarse como un efecto milagroso para que la gente comience a ayunar regularmente, porque la mejor recomendación para reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares es hacer ejercicio, comer sanamente, reducir el consumo de alcohol y evitar el tabaco.

- Terapia para algunas enfermedades

Es un procedimiento poco conocido, pero en países como Alemania, Francia, Suiza o Austria, algunos médicos llegan a prescribir el ayuno como método de curación en lugar de los medicamentos. Esta práctica es completamente polémica, y en ningún caso debería ser un elemento sustitutivo a ningún medicamento, sino una práctica beneficiosa como podría ser hacer deporte. En España son pocos los profesionales que lo utilizan como terapia, más allá de casos concretos como las clínicas Büchinger de ayuno terapéutico y medicina integrativa.

- Eliminación de grasas y pérdida de peso

El cuerpo se convierte en una ‘máquina’ quema grasa durante el ayuno. En esta condición se promueve la elaboración de hormonas de crecimiento, responsables de quemar la grasa natural. El ayunar también favorece al crecimiento muscular y disminuye los niveles de insulina. Además, también ayuda al apetito, ya que normaliza los niveles de ghrelina en el cuerpo, una hormona sintetizada responsable de transmitir la señal de satisfacción al cerebro.

No obstante, el ayuno puede ser muy peligroso y depende fundamentalmente de las reservas. Mientras la gente tiene reservas, su estado de salud, su inmunidad y su fuerza se mantienen en buen equilibrio. Pero cuando se acaban esas reservas y seguimos con el ayuno, el desequilibrio en el cuerpo es total. Ahí pasamos a perder inmunidad, a estar enfermos como consecuencia del hambre, y podría haber alteraciones en algunos órganos del cuerpo, como el hígado o los riñones.

¿Te ha gustado? 0

También te puede interesar