• Buscar
×

6 consejos para reducir la carne en tu dieta

6 consejos para reducir la carne en tu dieta

La carne no es mala, pero desde hace años se viene advirtiendo de su consumo excesivo, especialmente de la carne roja, que tomada en exceso puede aumentar las posibilidades de padecer enfermedades cardiovasculares o cáncer. Por eso, es hora de que reduzcas el consumo de carne de tu dieta.

Índice

¿Por qué debemos consumir menos carne?

¿La carne roja te pierde y la consumes 3 o 4 veces por semana? Si es tu caso, debes reducir tu consumo de carne drásticamente ya que la OMS recomienda comer como mucho carne blanca 3 o 4 veces por semana, mientras que la carne roja hay que consumirla aproximadamente dos a tres veces al mes.

Y es que el consumo excesivo de este alimento puede producir estreñimiento, enfermedades cardiovasculares y ciertos tipos de cáncer. Por eso, aunque no es necesario eliminar por completo la carne de nuestra dieta ya que también es beneficiosa (aporta proteínas, vitamina B12, hierro y otros minerales), hay que reducir su consumo.

Los hábitos alimenticios son difíciles de cambiar. Desde bebés, la dieta que nos ofrecen nuestros padres afecta a nuestras papilas gustativas y nuestras preferencias. Aprendemos a amar ciertos sabores y desagradamos a los demás (casualmente aquellos más sanos). El impulso evolutivo de atracones de sal, azúcar y grasa, nutrientes que una vez fueron raros pero que ahora existen en abundancia, es difícil de superar, como también lo es la tendencia a comer carne cuando es barata y está ampliamente disponible.

Sin embargo, un número creciente de personas está eligiendo conscientemente repensar sus dietas por razones ambientales, de salud o éticas (veganismo o vegetarianismo). Reducir la carne o eliminarla por completo se está volviendo cada vez más normal.

En cuanto a las razones ambientales, la ganadería es uno de los principales responsables del cambio climático. La cría masiva de animales conlleva la producción de más gases de efecto invernadero que la industria del transporte. Además, los pastos plantados para alimentar a los animales requieren el uso de grandes porciones de terreno –lo que aumenta la deforestación-, con todo el gasto de agua y combustible que esto conlleva, a lo que se une el uso de abundantes fertilizantes y pesticidas que contaminan el suelo.

Consejos para reducir el consumo de carne

Si eres un carnívoro en toda regla, estos consejos harán que sea más fácil para ti comer menos carne:

1- Empieza por aquello que conoces

Existen muchas opciones para las personas que no comen carne, alimentos más exóticos y menos conocidos como seitán, tofu, quorn o tempeh. Pero si eres nuevo en el mundo sin carne, es posible que estos alimentos te parezcan poco apetecibles y muy raros. Para empezar, mejor centrarse en paltos que ya conozcas pero en su versión vegetal, como lasaña de verduras, ensaladas con frutos secos, pizza vegetal, etc.

2- Comienza poco a poco y aumenta gradualmente

No es todo o nada. Seguro que fracasas si intentas pasar de ser un carnívoro fiel a vegano en solo una noche. Comienza con una comida sin carne a la semana y poco a poco ve aumentando. Intenta siempre pedir comida vegetariana cuando salgas a comer, o hazlo al revés, come carne solo cuando estés en un restaurante. Mientras más comida vegetariana incorpores a tu dieta, más fácil será.

3- Escucha a tu cuerpo

La mayoría de nosotros comemos porque estamos aburridos, cansados, estresados o porque el reloj dice que es la hora de comer. Por eso, muchas veces consumimos carne porque está a mano y es sencillo, no nos tomamos el tiempo de pensar en nuestra dieta diaria y, peor aún, comemos de pie y rápido en cualquier sitio.

Por eso, es importante tomarnos tiempo para comer. Sentarnos tranquilamente, masticar despacio y prestar atención a lo que nuestro cuerpo nos dice: ¿Está lleno? ¿Necesita comer más? ¿Nos duele el estómago? ¿Estamos haciendo bien la digestión? ¿Cómo está nuestro estado de ánimo?

También debes organizar los menús semanales. Piensa los domingos lo que vas a comer la semana siguiente y compra en base a ello. Si compras menos carne, comerás menos carne.

4- Concéntrate en lo que estás ganando y no en lo que estás perdiendo

Si has pasado años dando a la carne una posición central en tu dieta, te parecerá aterrador eliminarla. El sabor de la carne te parecerá lo mejor del mundo e insustituible, pero debes pensar en todos los beneficios para tu salud que obtendrás al comer menos carne. Verás cómo a medida que consumas menos carne, te sentirás mejor y te costará menos.

La carne, sobre todo la carne roja y las procesadas, puede causar muchos problemas a tu salud si la consumes en exceso: colesterol alto, obesidad, diabetes o ciertos tipos de cáncer. Por eso, si reduces el consumo de carne tendrás menos riesgo de desarrollar estas enfermedades y otras como las cardiovasculares, perderás peso, tendrás digestiones mejores y una piel más bonita.

5- Sé flexible y concédete antojos

Como decíamos, no es necesario que elimines por completo la carne de tu dieta (a no ser que quieras hacerte vegetariano), por lo que puedes concederte un capricho de vez en cuando. Asimismo, adapta tu dieta a la estación del año, ya que en verano apetecen más las ensaladas y en invierno, los guisos calentitos.

6- Busca ayuda

El apoyo de otras personas que piensen como tú hará que todo sea más sencillo. Encuentra amigos o compañeros de trabajo que sigan dietas reductoras basadas en plantas. Mira a ver si los restaurantes veganos locales ofrecen clases de cocina. Busca grupos o blogs de Facebook donde puedas conectarte con personas de mentalidad similar. Rodearse de personas que sigan los mismos hábitos será una receta para el éxito.

Y busca información veraz sobre la carne, sus perjuicios, cuánta carne se debe consumir a la semana, qué carnes son mejores para la salud, etc.

Fuente:

Organización Mundial de la Salud

Redacción: Irene García

¿Te ha gustado? 0

También te puede interesar