5 situaciones de sexismo en el trabajo y cómo combatirlas

En Trabajo
Sexismo en el trabajo
Comparte en:

Por desgracia, el sexismo es un problema muy real, pero para combatirlo hace falta más que solo las ganas. Como dice Gananci, debes crear un plan y creer en ti misma. Sigue estos pasos para que no te dejes intimidar nunca más.

  • Primera situación:

Él es el Manterrupter: un tipo en la sala de conferencias que interrumpe mientras estás explicando una idea, solo para ofrecer su versión con autoridad en auge; o el tipo en tu proyecto grupal que interviene, solo para hacerte perder tu confianza.

Los datos muestran que los hombres en reuniones profesionales son más propensos a hablar e interrumpir. Las mujeres, especialmente las mujeres no blancas, tienen el doble de probabilidades de ser interrumpidas por mujeres y hombres.

Cómo combatirlo:

  • Mantente fuerte y sigue hablando.

“La clave es evitar que él pueda decir una palabra mientras actúas simultáneamente como si fueras la persona más confiada en la sala”, escribe Jessica Bennett, periodista y autora de muchos libros sobre las diferencias de género, la sexualidad y la cultura.

  • Hazte sentir.

Ubícate en la proximidad física más cercana a donde se llevan a cabo las conversaciones importantes o cuando se toman decisiones. De esa forma, estás justo en la acción.

Si te cuesta enfrentarlo, quizás sea cuestión de autoestima.

  • Womanterruption: Haz que tu compañera recupere su turno pidiéndole que termine.

Interrumpe a un Manterrupter en nombre de tu compañera cuando la interrumpan. ¡Lleva la conversación a su origen!

  • Segunda situación:

Otro arquetipo al que se enfrentan las mujeres es el Bropropriator: el que toma el crédito por el trabajo de otro, o de alguna manera termina con el crédito sin hacer nada en absoluto. La historia muestra que las mujeres tienen menos probabilidades de que sus ideas se les atribuyan correctamente, y la investigación dice que es más probable que los colegas y los jefes les den crédito a los hombres por un proyecto. ¡Eliminemos esta plaga!

Cómo combatirlo:

  • Recupera lo que es legítimamente tuyo.

“Recupera el crédito de inmediato, agradeciéndoles que les haya gustado tu idea”, aconseja Bennett. Intenta hacer un seguimiento con: “¡Sí! Eso fue precisamente a lo que me refería”.

  • Procura tener evidencia.

Si sugieres una gran idea en una reunión, haz un seguimiento con un correo electrónico de resumen a tus superiores y a cualquier otra persona que sepa que tu idea figura en el registro.

  • Tercera situación:

¡Uf!, este tipo no entiende los límites. Conoce al acechador: una versión neutralizada del espeluznante atrapador de la era de los hombres locos cuyas manos tu madre y abuela tuvieron que quitarse de encima. Es el jefe acechando en tu escritorio, felicitando a “tu suéter”, a solo dos segundos de invitarte a salir. ¡Sal de aquí ya!

Cómo combatirlo:

  • Haz una pequeña investigación.

Desafortunadamente, los raros suelen atacar más de una vez. Encuentra compañeros de trabajo en quienes confíes y pregúnteles si también se han dado cuenta de cómo se comporta esa persona.

  • Llevar un recuento.

“Mantén un registro de todas y cada una de las interacciones espeluznantes, con la hora, la fecha y las circunstancias”, dice Bennett. Más vale prevenir que lamentar.

  • Ley del hielo.

Ponte auriculares. Haz una llamada telefónica. Evita el contacto visual. Mantén conversaciones cortas y di que debes volver al trabajo.

  • Cuarta situación:

El Slackluster existe en todas las oficinas: es joven, obviamente desprotegido, y apenas trabaja antes de tomar un largo almuerzo. Mientras estás partiéndote el lomo, se está yendo temprano, pero de alguna manera se las arregla para obtener un ascenso. Él tiene el arte de no hacer nada, y es hora de derribarlo.

Cómo combatirlo:

  • Evalúa.

Asegúrate de que estás diagnosticando la situación correctamente, “antes de dar cosas por sentado”, escribe Bennett. Si él realmente está haciendo su trabajo y todavía tiene tiempo para juegos de computadora, entonces ¡oye! ¡Tal vez él tiene trucos que puedes aprender!

  • No lo cubras.

A nadie le gusta un soplón, pero también es importante responsabilizar a los demás. La próxima vez que tu jefe venga a buscar a Slackluster mientras está haciendo lo que sea, no mientas para cubrirle.

  • Confróntalo.

Si Slackluster está en tu equipo y tú confías en tu trabajo, es importante crear un sistema que lo cubra para no quedarte atrás. Crea plazos, mantenlos y solicita actualizaciones periódicas sobre el progreso.

  • Quinta situación:

Te estoy mirando, Donald Trump. (¡Sabías que aparecería alguna vez!) El Menstruhater piensa que cuando las mujeres hablan asertivamente, debe ser “en esa época del mes”. Incluso podría ser ese simpático colega que, después de la reunión, se acerca para preguntar si tú “estás bien porque, parecías realmente molesta”. ¡Ya no se culpa a la sangre, muchachos!

Cómo combatirlo:

  • Dales un alto.

Llámalos y responde ingeniosamente. Bennett ofrece este tip: “No, Roberto, no estoy en mi período, pero tus informes de ventas sí parecen sangrar”.

También te interesará...

Cómo elegir colchón

¿Cómo elegir un colchón?

Comparte en: A la hora de dormir plácidamente y descansar, el colchón es la parte más importante de una

Read More...
Por qué salen caries

¿Por qué salen caries?

Comparte en: Quizás lo primero que debemos hacer es definir el término, y es que no todo el mundo

Read More...
Beneficios de escribir

Pautas para escribir un libro

Comparte en: ¿Brújula o mapa? La autora Elisabeth Benavent es una de esas maravillosas autoras que están haciéndonos ver

Read More...

Deja tu comentario:

Tu e-mail no será publicado.

Mobile Sliding Menu