3 comidas que te dan más hambre

En Salud
Comparte en:

La comida no siempre es sinónimo de fin de hambre. Ciertos alimentos, lejos de calmar el hambre, no hacen más que aumentar la sensación de vacío en el estómago. ¿Sabes cuáles son?

Seguro que alguna vez te ha pasado. Sientes una ligera hambre. Piensas “picaré algo para aguantar un poco más hasta la próxima comida” y después de unos bocados, al poco rato, sientes un hambre voraz que no se va, la sensación de un agujero en tu estómago del tamaño de una pelota de baloncesto.

Y es que unos pocos bocados de una comida, o su olor o visión, pueden activar en tu cerebro el proceso fisiológico del hambre (por ejemplo, se puede activar el hipotálamo lateral, la región cerebral donde se desarrollan las señales de hambre).

Pero, además, hay algunos alimentos que aceleran el hambre y tienen poca capacidad saciante. Estos son:

Patatas fritas

Las patatas fritas son el prototipo de carbohidratos procesados que provocan una especie de montaña rusa de energía. Los hidratos de carbono refinados aumentan tus niveles de azúcar en sangre (de ahí la energía breve y momentánea que aportan), ante lo que el cuerpo reacciona emitiendo una gran cantidad de insulina para normalizar la glucosa en sangre.

La insulina transporta al azúcar en sangre al almacenaje en forma de grasa, por lo que tu sensación de hambre vuelve a sus niveles iniciales, como si no hubieras comido esas adictivas patatas fritas. El mismo mecanismo se produce, por ejemplo, con el pan blanco.

Ejemplos de carbohidratos no procesados -con más fibra y vitaminas y menor impacto en los niveles de azúcar en sangre-: frutas, frutos secos, legumbres.

Dulces (sólidos o líquidos)

Tartas, pasteles, chocolatinas, galletas… cuando consumes azúcar, se ha comprobado que no se activan regiones en el cerebro como el hipotálamo ventromedial y paraventricular, centros de la saciedad. Por tanto, tu cerebro le dice a tu cuerpo que no está lleno, y continúa emitiendo las señales de hambre.

Esto mismo ocurre con zumos o bebidas edulcoradas, que son la mayoría. Frente a esto, prueba a hacer tus propios zumos naturales, llenos de fibra y sin azúcares añadidos.

Yogur bajo en grasa

Sí. Nadie se sorprende de ver en esta lista los dulces o alimentos salados como las patatas fritas ¡¿Pero el yogur bajo en grasa?! Hay varias razones que explican esto.

Por un lado, se ha comprobado en reiterados estudios que la acción de masticar es una parte importante en el proceso de saciedad. Por ejemplo, se ha constatado que la masticación ayuda a reducir los niveles de la ghrelina, una hormona sintetizada por el estómago y conocida como la “hormona del hambre”. Con el yogur no hay demasiada masticación, lo que ayuda a reducir su poder saciante.

Por otro lado, como ocurre con las patatas fritas, los yogures bajos en grasas suelen estar llenos de carbohidratos procesados, que, como hemos visto, promueven el hambre.

 

Foto: Creado por Tirachard – Freepik.com

También te interesará...

Cosas que puedes vender por Internet, ¡y que mucha gente querrá comprar!

Comparte en: Si estás planteándote la posibilidad de abrir tu propia tienda online, pero todavía no tienes claro qué

Read More...
Beneficios para la salud de ser optimista

Resiliencia emocional ¿Cómo construirla?

Comparte en: La resiliencia podría definirse como la capacidad de afrontar la adversidad. Para la Neurociencia, por ejemplo, las

Read More...

Portugal, un país con encanto ¿Conoces todos sus rincones?

Comparte en: Portugal está cada vez más de moda y es, todavía por desgracia, un gran desconocido para los

Read More...

Deja tu comentario:

Tu e-mail no será publicado.

Mobile Sliding Menu