• Buscar
×

2 populares ingredientes en mascarillas DIY que debes evitar

2 populares ingredientes en mascarillas DIY que debes evitar

No por ser natural o casero es bueno para ti. Estos son dos ingredientes que, aunque populares en muchos remedios caseros de belleza, aportan más daños que beneficios a tu piel.

Índice

A veces nos apetece darnos una sesión de cuidados en casa evitando productos químicos. Así que hacemos lo que toda mujer del siglo XXI con recursos haría: recurrimos a internet. Nos encontramos un listado infinito de páginas que nos ofrecen recetas que nos aportarán una “piel radiante”, “minimizar cicatrices de acné” o “eliminar tus impurezas” con frutas, vegetales, aceites… Entre tanta oferta es difícil elegir, pero hay dos banderas rojas que te pueden indicar que ese no es el remedio para tu piel: el limón y el azúcar blanco.

Cuando veas algún exfoliante a base de limón y azúcar blanco, lo mejor que puedes hacer es buscar la x o la tecla Esc, pulsarla, y seguir con tu vida. ¿Quieres saber por qué?

Limón… o cualquier cítrico: demasiado ácido y fototóxico

Son múltiples las recetas de mascarillas casera que incluyen el limón para aclarar la piel, eliminar manchas, limpiarla… Pero, en general, deberías mantener los limones lejos de tu piel y dejar de leer cualquier método casero de belleza que incorpore cítricos en ella.

El limón, o el zumo de este, es muy ácido. Pero esto ya lo sabrás. Esta acidez está vinculada con su pH. El pH es la medida para determinar la acidez o alcalinidad de una sustancia. Se mide en una lista que va del 0 al 14, siendo el 0 la medida más ácida -para que os hagáis una idea, el ácido gástrico tiene en torno a 2 - y el 14 el más alcalino -el agua de mar, por ejemplo, ronda el 8-. El pH neutro está en el 7 de la escala, es decir, en el medio.

La piel, por su parte, tiene un pH ligeramente ácido (entre el 4 y el 5 en la escala), que se encarga de neutralizar agentes agresivos de base alcalina, inhibir el crecimiento de bacterias y mantener el entorno óptimo para que prospere la flora natural de la piel.

El pH del limón se sitúa en torno al 2. Así, aplicarlo sobre tu piel puede agredir el manto ácido de esta. Además, te hacen extremadamente fotosensible hasta 24 horas después de habértelo aplicado. El limón tiene capacidad fototóxica. Es decir, con el sol puede producir reacciones que irriten e incluso quemen la piel.

Azúcar blanco: demasiado abrasivo

El azúcar es, en general, algo que debes evitar en tu alimentación y, por razones distintas, también en tu rutina de belleza.

Seguro que has leído en algún blog alguna receta de exfoliante que incorpora azúcar ¡Puede que incluso la hayas probado alguna vez!

La piel facial es fina, bastante más que la del resto del cuerpo. Así que, aunque un exfoliante casero con azúcar sí que puede servir para zonas como las piernas, es mejor evitarlo en la cara. Porque exfoliar exfolia, sí, pero de una manera muy agresiva. Sus granos resultan muy abrasivos para la epidermis de la cara, pueden provocar microfisuras y daños prematuros en la piel.

¿Qué ingredientes sí son buenos para la piel?

- Aceite de oliva virgen extra. Es uno de los mejores productos de belleza naturales gracias a su alto contenido en ácidos grasos esenciales y vitamina E, que ayudan a mantener la piel hidratada, suave y libre de imperfecciones.

- Aguacate. Su alto contenido en ácidos grasos esenciales hidratan la piel seca y aceleran la recuperación de cicatrices y manchas.

- Té verde. La riqueza de antioxidantes del té verde lo convierte en uno de los mejores aliados para evitar el envejecimiento de la piel. También minimiza los efectos negativos de los rayos UV del sol, evitando la aparición de manchas y arrugas.

- Aceite de coco. Contiene ácidos grasos de cadena media que actúan como hidratantes y reparadores naturales. También es rico en antioxidantes y sus nutrientes ayudan a prevenir los signos prematuros de la edad.

- Miel. La miel contiene numerosas vitaminas, enzimas, minerales y ácidos orgánicos que ayudan a mantener hidratada y nutrida la piel. Además, posee propiedades antibióticas y antisépticas y es un magnífico tratamiento en pieles grasas o acnéicas.

- Algas. Son un ingrediente depurativo que se utiliza con frecuencia en tratamientos anticelulíticos rejuvenecedores ya que contienen muchos minerales y oligoelementos, pero sobre todo son ricas en yodo. Aplicadas en la piel, depuran las capas profundas, estimulan el crecimiento celular y aportan nutrientes muy beneficiosos a la piel.

¿Te ha gustado? 0

También te puede interesar