17 consejos que te ayudarán a alcanzar tus metas

En Trabajo
Alcanzar metas
Comparte en:

Establecer metas y objetivos es la mejor manera de enfocar y orientar nuestra vida, pero también de alcanzar el éxito al nivel profesional. Tener un conjunto claro de objetivos que se construyen alrededor de unos valores enfoca nuestra mente en lo que es importante, nos ayuda a filtrar lo innecesario y nos proporciona una “mentalidad de resultado” en lugar de una “mentalidad de trabajo”.

Una mentalidad de resultado es aquella en la que te centras en el objetivo, el resultado, de lo que intentas lograr. Una mentalidad de trabajo se enfoca en las tareas que tienes que hacer cada día, lo que lleva a completar tareas innecesarias (o pasar demasiado tiempo en actividades irrelevantes) y la procrastinación (es decir, aplazar todo lo importante).

Para ayudarte a transformar tu mentalidad de trabajo en una mentalidad de tarea, puedes seguir estos 17 consejos que te ayudarán a tener tus objetivos claros y aumentar tu productividad.

  1. No más de 10 tareas en por día

Uno de los beneficios sorprendentes de tener un pequeño número de objetivos para el día es la frecuencia con la que te encuentras logrando más. Cuando tienes que completar un número aleatorio de tareas cada día, lo más probable es que no las hagas todas. Cuando se establece un número pequeño de tareas para completar y se restringen a un número previamente establecido (que puede ser un máximo de 10), es mucho más probable que las realices e incluso que te sobre tiempo, lo cual sin duda te hará sentir genial.

  1. Decide cuáles son tus metas semanales y mensuales

¿Qué quieres lograr esta semana? ¿Qué quieres lograr este mes? Estas preguntas te enfocan en las cosas que son importantes para ti.

La mayoría de las personas dejan que la vida pase, después de todo, es mucho más fácil reaccionar a los eventos que te rodean que crear eventos a tu alrededor. Cuando creas los eventos de tu vida teniendo metas semanales y mensuales que reflejan tus objetivos finales, consigues aprovechar mejor tu trabajo.

  1. Tener objetivos te permite trabajar en lo que es importante para ti y te mantiene enfocado en tus prioridades

Construir tu vida diaria en torno a tus objetivos te mantendrá en el camino que deseas seguir. Sin ningún objetivo que te dirija hacia donde quieres ir, te encontrarás a la deriva y deambularás sin rumbo por la vida preguntándote cómo llegaste a donde estás. En la mayoría de los casos, donde termines no será donde querías llegar.

  1. Al tener un conjunto de objetivos, es más fácil eliminar las tareas sin importancia que surgen cada día

Todos los días surgen muchos problemas inesperados. Estos problemas a menudo provienen de nuestros jefes, clientes, amigos y familiares. No importa qué tan bien planeado sea tu día, estos imprevistos surgirán.

Cuando tienes un número establecido de objetivos para alcanzar cada día, estos problemas no se apropiarán de tu día haciendo que lo pierdas por completo. Serás capaz de manejar lo inesperado mientras continúas con tus tareas diarias.

  1. Tener objetivos te da enfoque

Establecer metas significa que has tomado una decisión sobre qué es lo que quieres lograr y qué es importante para ti. Esto te permite convertirte en una persona mucho más centrada porque eres consciente de lo que quieres. El enfoque, actualmente, es una habilidad escasa y tenerlo te permitirá estar por delante de los demás.

  1. Comienza el día con un objetivo

Una de las mejores maneras de realizar más tareas importantes cada día es comenzar el día con un objetivo claro que puede estar relacionado con el trabajo o no. Lo importante es tener un objetivo específico y realizarlo.

  1. Comienza por lo pequeño

Si nunca has tenido una mentalidad orientada a los resultados, debes empezar dando pequeños pasos. Un objetivo simple para tener cada día, y a la vez muy saludable, es dar un paseo de treinta minutos. También puedes centrarte en una pequeña parte de un proyecto de trabajo mayor. Poco a poco se irá juntando con otras hasta lograr los grandes objetivos.

  1. Pregúntate: ¿Qué podría hacer hoy que tenga un mayor impacto positivo en mi día?

Esta es una gran manera de lograr incluso los objetivos más difíciles. Hacerse esta pregunta realmente ayuda a descubrir qué proyectos y trabajos son importantes. Una vez que hayas completado esa tarea, encontrarás que el siguiente paso se da naturalmente. Antes de que te des cuenta, habrás tenido un gran impacto en tu objetivo final.

  1. Pequeños pasos realizados con constancia llevan a cubrir grandes distancias

Una de las principales razones por las cuales la mayoría de las personas nunca logran sus objetivos es que estos parecen imposibles debido al tiempo y el esfuerzo requerido para lograrlos. Por eso, la mejor manera de lograr los objetivos más difíciles es dividirlos en pequeños pasos manejables. ¿Quieres escribir un libro? Escribir 500 palabras por día hará que en 10 meses tengas un manuscrito de 60.000 palabras.

  1. Planifica lo que vas a lograr el día anterior con el sistema de Priorización de 2 + 8

Antes de terminar la jornada laboral, tómate unos diez minutos y decide qué dos cosas lograrás al día siguiente. Este es el sistema de priorización 2 + 8. Una vez hayas decidido tus dos objetivos, anota otras ocho tareas que deseas completar al día siguiente. Estas son las “tareas de enfoque”.

Durante un período de un mes, habrás logrado alrededor de 300 tareas significativas, todas relacionadas con tus objetivos.

  1. Averigua cuáles son las tareas importantes y las relevantes

Este es el secreto de todas las personas de gran éxito: saben qué trabajos tienen el mayor impacto en sus vidas y negocios y qué trabajos no lo tienen. Por ejemplo, consultar el correo electrónico, si no es necesario, no es una tarea importante. No te mueve hacia adelante de ninguna manera significativa. Hablar con tu cliente más importante y reforzar tu relación con él, sí eso es algo importante.

Concentra todo tu tiempo y energía en tu trabajo principal y reduce el tiempo que dedicas a los trabajos menores.

  1. Tener objetivos agrega presión positiva para hacer más cosas

Cuando tienes objetivos, te sientes obligado a hacer algo al respecto. Cuando no tienes un objetivo, es mucho más probable que pospongas y pases un tiempo improductivo pensando en qué hacer a continuación.

Las metas dan claridad, un propósito y una finalidad que ayuda a no posponer las cosas.

  1. Tener objetivos claros y específicos te incentiva a seguir adelante

La manera en la que anotas los pasos de acción relacionados con tus objetivos es importante. Si tienes un objetivo que dice “hacer un curso online”, no obtendrás mucho. Pero si anotas “cómo avanzar en el esquema del curso online” o “hacer cinco diapositivas para el curso online” es específico y te conseguirá avanzar en tus metas.

  1. Avanzar en tus objetivos lleva a más progreso

Cuando veas que progresas en tus objetivos todos los días, descubrirás que comienzas a hacer mucho más. El impulso se crea una vez que comienzas y cuando este empieza se crean hábitos positivos. El impulso y la motivación juntos son los ingredientes para un progreso masivo hacia tu meta.

  1. Las metas te dan responsabilidad

Algo sorprendente sucede en nuestros cerebros cuando nos fijamos objetivos. Tener objetivos claros y decididos le da a nuestro cerebro el incentivo necesario para enfocarse en alcanzarlos. Eso aumenta nuestra responsabilidad con nosotros mismos, lo que a su vez aumenta el incentivo diario para seguir trabajando.

  1. Invoca el poder de la Ley de Parkinson

La ley de Parkinson establece que “el trabajo se expande para llenar el tiempo disponible para su finalización”. Cuando hayas establecido metas para alcanzar cada día y comiences el día con una revisión de lo que deseas completar, la Ley de Parkinson se hará cargo de lo demás.

Esto significa que no importa qué otra cosas aparezcan durante el día, si has fijado un tiempo para terminar tu trabajo del día, encontrarás que terminarás lo que tenías planeado para ese día en ese momento.

  1. Te vuelves más optimista

Tener metas en las que centrarse cada día desarrolla una mentalidad de ‘puedo hacerlo’. Cuando tienes una mentalidad fuerte de ‘puedo hacerlo’ y la disciplina para enfocarte en lo que quieres lograr cada día, encuentras que trabajos que creías que te llevarían semanas puedes hacerlos en cuestión de horas o días.

Una gran mentalidad y una fuerte ética de trabajo, junto con los objetivos diarios, provocarán cambios muy positivos en su vida.

Estos 17 consejos son solo el comienzo. Cuando comiences a enfocar tus actividades diarias en tus objetivos en lugar de en tus tareas, verás una increíble transformación en tu vida. Verás cómo cada día avanzas y progresas y lograrás cumplir tus metas.

Fuente:

Carl Pullein: PRODUCTIVITY MASTERY | The 2+8 Prioritisation System

También te interesará...

Beneficios para la salud de ser optimista

Resiliencia emocional ¿Cómo construirla?

Comparte en: La resiliencia podría definirse como la capacidad de afrontar la adversidad. Para la Neurociencia, por ejemplo, las

Read More...

Portugal, un país con encanto ¿Conoces todos sus rincones?

Comparte en: Portugal está cada vez más de moda y es, todavía por desgracia, un gran desconocido para los

Read More...
Alimentos sanos

Cómo se debe organizar una nevera

Comparte en: ¿Te acabas de independizar y no tienes ni idea de cómo organizar tu nevera? Quizás la primera

Read More...

Deja tu comentario:

Tu e-mail no será publicado.

Mobile Sliding Menu