10 técnicas para ser feliz

En Estilo de vida
Ser feliz
Comparte en:

Todos buscamos la felicidad desde que nacemos pero… ¿qué es la felicidad? ¿Somos realmente capaces de ser felices siempre o la felicidad solo puede durar unos minutos? ¿Es posible aprender a ser feliz?

Según diversos estudios, solo 1 de cada 5 personas se siente plenamente feliz. Es decir, son muchos lo que sienten que les falta algo para poder definir su vida como feliz. Pero… ¿qué es la felicidad? ¿Es algo diferente para cada uno de nosotros? Podría decirse que, en cierta forma, así es ya que la felicidad es una emoción que se experimenta al alcanzar una meta deseada, y las metas de cada persona son individuales y diferentes. Además, la felicidad va unida a la alegría y la satisfacción, de nuevo dos emociones que se experimentan por diversos motivos en cada persona y en cada momento de la vida.

Así, la felicidad depende de cada uno de nosotros. Según los psicólogos, hay tres factores principales que influyen en nuestra felicidad: los factores externos, es decir, todo aquello que nos rodea y tiene que ver con las necesidades reales y ficticias de las personas; la genética (hasta un 50% de nuestra predisposición a ser felices es heredada, depende de nuestros genes); y uno mismo (hasta un 40% de nuestra felicidad depende de cada uno de nosotros). En definitiva, aunque hay aspectos que no dependen de nosotros a la hora de ser felices, este sentimiento depende en gran parte de nuestra forma de ser, nuestra actitud en la vida, las decisiones que tomamos y cómo afrontamos los problemas que surgen en el camino. Es decir, la felicidad depende sobre todo de nosotros, por lo que podemos aprender a ser felices, solo hay que poner en práctica una serie de consejos:

1- Elige ser feliz

Algo que parece sencillo y que todo el mundo elige, pero lo cierto es que mucha gente vive inmersa en un estado permanente de insatisfacción. En vez de disfrutar de lo bueno de cada día, deciden fijarse solo en lo malo. En negativismo lleva a la infelicidad, al igual que el positivismo a la felicidad. Por lo tanto, cuando te levantes cada mañana, lo primero que debes hacer es pensar: “Hoy voy a ser feliz”.

Piensa en qué te hace feliz, en qué aspectos de tu vida te transmiten lo contrario y piensa cómo cambiarlos. Ser feliz es una elección y un hábito que requiere un compromiso constante, así que comprométete con la idea de ser feliz y empieza a llevarla a cabo desde ya.

Deja de buscar la felicidad y empiece a vivirla. Un estudio realizado por la psicóloga Jane Gruber (de la Universidad de Yale) sugiere que buscar constantemente la felicidad puede generar angustia. Por lo tanto, no te obsesiones con la idea de la felicidad y, simplemente, elige ser feliz.

2- Replantéate tus objetivos en la vida

Quizá no alcanzas la felicidad porque solo la buscas en el éxito y el dinero y, cuando no alcanzas estas metas, te sientes insatisfecho e infeliz. Pero es un gran error pensar que la felicidad solo se alcanza al ser el más rico o el número uno en un trabajo. Eso no significa que no puedas buscar tu éxito laboral y profesional, pero no bases tu felicidad solo en eso. Son muchas las pequeñas cosas y actos sencillos de la vida diaria los que pueden proporcionarnos la mayor felicidad, no los dejes de lado. Y, de hecho, disfrutar de esos momentos nos puede hacer más felices y, en consecuencia, ayudarnos a triunfar en otros aspectos de la vida, como el laboral. Así, las personas felices son más optimistas y tienen más confianza en sí mismas, lo que les ayuda a ser más agradables, sociables y confiables, lo que a su vez favorece cerrar tratos, negocios, tener pareja, hacer amigos, etc.

3- Rodéate de gente feliz y optimista

La felicidad, al igual que la risa, se contagia. Si te juntas con gente feliz, positiva, optimista y con ganas de ver el lado bueno de las cosas, es más fácil adoptar esa misma actitud ante la vida que si te rodeas de personas infelices que no paran de quejarse y de ver el vaso medio vacío. Además, el simple hecho de estar rodeados de gente feliz te hace sentir feliz. Por eso, es importante juntarse con personas optimistas y alegres y evitar, en la medida de lo posible, a aquellas que nos hagan sentir mal.

4- Vive el presente

Vivir inmersos en el pasado, pensando que cualquier tiempo pasado fue mejor, o preocupados por el futuro nos hace estar constantemente agobiados y amargados. Es importante aprender a disfrutar del presente y de las cosas que hacemos cada día. Si tenemos nuestra mente centrada en pensamientos errantes es más complicado disfrutar de una copa con las amigas o una tarde de juegos con nuestros hijos. Olvídate de las preocupaciones futuras que aún no han llegado y tampoco te pases el día pensando en ese maravilloso verano que viviste. Ocúpate, por el contrario, de hacer que el momento presente, y cada uno de los momentos que vives, sean igualmente maravillosos.

5- Cuídate por fuera…

Mantener un peso saludable, dormir mínimo de 7-8 horas al día, evitar el estrés, llevar una alimentación sana y equilibrada o realizar ejercicio físico de manera regular nos ayuda a sentirnos más felices. Y es que estar sano y en forma reduce las posibilidades de desarrollar muchas enfermedades crónicas o graves, algo que, sin duda, nos quita la felicidad. Descansar y dormir bien nos ayuda a levantarnos con energía y buen humor; comer bien evita las indigestiones y los problemas estomacales; el ejercicio nos ayuda liberar endorfinas, las hormonas de la felicidad… En definitiva, cuidarnos por fuera nos ayuda a ser más felices.

6- … y por dentro

No solo debemos tener nuestro organismo en orden, sino también nuestra mente. Las enfermedades mentales son el gran obstáculo para la felicidad, no solo la depresión, sino también la ansiedad o el estrés pueden generarnos altas dosis de insatisfacción, tristeza, apatía, desilusión… Por eso, ante cualquier problema mental debemos acudir a un experto para que nos ayude a superarlo. No hay que esperar a que el problema sea grave para pedir ayuda. Si no eres capaz de evitar los pensamientos negativos o de superar una ruptura, no lo dudes y acude a un psicólogo para que te ayude a manejar estos pensamientos y ser más feliz.

7- Aprende a dar las gracias

Las personas que desarrollan una actitud de reconocimiento y gratitud hacia los demás tienen una mayor estabilidad mental y aprenden a valorar la importancia de las cosas, haciendo además que nos sintamos más unidos y cercanos a nuestra comunidad. Dar las gracias cada día, no solo a las personas que nos rodean sino también a la vida, al universo o al dios en el que creas hace que aprendamos a reconocer todo lo bueno que tenemos y nos sintamos más felices. Agradecer nos ayuda a vivir el presente.

Un estudio publicado en el Journal of Happiness Studies comprobó que las personas participantes de un estudio que escribieron cartas de agradecimiento durante 3 semanas se sintieron más felices y satisfechos, disminuyendo los síntomas depresivos.

8- Ayuda a los demás

Ayudar a los demás, ya sea mediante favores sencillos o involucrándose en alguna ONG o proyecto, nos hace sentir útiles, satisfechos y, en definitiva, felices. Parece que los días cunden más y son más provechosos, así que no lo dudes. El simple hecho de ayudar a tu vecina a subir las bolsas de la compra a casa puede hacer que te sientas un poquito más feliz. ¡Pruébalo!

9- Ponte en contacto con la naturaleza

Está comprobado que vivir cerca de espacios verdes o tener contacto con la naturaleza nos ayuda a tener una mejor salud mental e incluso vivir más. Un estudio realizado en Reino Unido encontró que el declive mental en las personas jubiladas que vivían cerca del campo fue un 4,6% menor durante el período de 10 años frente a las personas que vivían en zonas urbanas.

Además, pasar tiempo al aire libre nos expone a la luz solar, lo que ayuda que absorbamos mejor la vitamina D, cuya carencia puede causar depresión.

10- Prueba cosas nuevas

Sal de tu zona de confort. Atrévete a hacer cosas nuevas. Aprende algo nuevo o descubre nuevas sensaciones. El aprendizaje nos ayuda a mantener nuestra mente activa y curiosa y nos ayuda asentirnos más seguros. Aprender algo nuevo o probar una nueva actividad nos hacer sentir satisfechos y felices.

Fuente: Proyecto Felicidad, Silvia Álava.

También te interesará...

Cosas que puedes vender por Internet, ¡y que mucha gente querrá comprar!

Comparte en: Si estás planteándote la posibilidad de abrir tu propia tienda online, pero todavía no tienes claro qué

Read More...
Beneficios para la salud de ser optimista

Resiliencia emocional ¿Cómo construirla?

Comparte en: La resiliencia podría definirse como la capacidad de afrontar la adversidad. Para la Neurociencia, por ejemplo, las

Read More...

Portugal, un país con encanto ¿Conoces todos sus rincones?

Comparte en: Portugal está cada vez más de moda y es, todavía por desgracia, un gran desconocido para los

Read More...

Deja tu comentario:

Tu e-mail no será publicado.

Mobile Sliding Menu