10 síntomas de trastornos mentales que pueden confundirse con excentricidades

En Salud
Cómo tratar la ansiedad
Comparte en:

Los trastornos de salud mental son más frecuentes de lo que se podría pensar, el problema es que muchas veces se confunden con pequeñas excentricidades y se dejan pasar sin realizar un diagnóstico, lo que puede causar mayores problemas a la larga.

¿Cómo puedes saber si alguien sufre una enfermedad mental? Algunos síntomas de trastornos mentales son muy obvios, como ver personas que no existen, sufrir automutilación, intentos de suicidio… Pero también existen pequeños detalles e indicios de este tipo de enfermedades que, muchas veces, pasan desapercibidos y se confunden con rarezas o manías, cuando esconden algo peor.

Aunque todos podemos tener cosas raras, los hábitos extraños de algunas personas pueden comenzar en silencio y acabar convirtiéndose en un caos. Si de repente tu mejor amigo o tu hermano no para de hacer cosas o actividades extrañas como estas que te contamos a continuación, puede que esté sufriendo un trastorno mental.

  1. Paruresis

Es decir, no ser capaz de hacer pis delante o cerca de otras personas, algo que les ocurre a muchos hombres, pero que también puede pasarles a las mujeres. La paruresis ocurre comúnmente en los baños públicos y causa un sentimiento abrumador de pánico debido al temor de ser vigilado.

Aunque el 7% de las personas admite tener este problema, generalmente se considera solo un rasgo de personalidad y no causa complicaciones, pero la verdad es que la paruresis puede llegar a ser un problema grave para algunos y puede perturbar la vida, incluso hasta el punto de que estos enfermos no pueden usar su propio baño cuando hay otras personas en la casa.

  1. Onicofagia (morderse las uñas)

Hay millones de personas que se muerden las uñas por nervios o estrés, por lo que no es de extrañar que esto se vea como un hábito normal. De hecho, alrededor del 45% de todos los adolescentes se muerde las uñas. El problema es que morderse las uñas no solo puede dañar la cutícula, sino que también puede propagar bacterias de otras partes del cuerpo a la boca. La terapia de aversión y la terapia conductual, bajo supervisión médica, pueden usarse para eliminar esta manía cuando se convierte en un problema.

  1. Introversión extrema

Ser introvertido no es algo malo, en absoluto. Pero convertirse en un ermitaño sí puede causar complicaciones. Muchas veces, la introversión severa se deja pasar simplemente por ser algo fuera de lo común, pero en casos extremos, estar aislado durante demasiado tiempo puede ser peligroso y un signo de trastornos de salud mental.

  1. Paranoia

Puede ser divertido escuchar hablar a una persona paranoica, pero también puede ser grave. Cuando la paranoia te mantiene encerrado en todo momento y te impide relacionarte con alguien, puede ser un gran problema. Algunas personas se vuelven tan paranoicas que están convencidas de que el mundo está tratando de atraparlas. Los trastornos mentales, como el trastorno bipolar y la ansiedad, tienen un poco de paranoia delirante.

  1. Orden excesivo

Un síntoma común del trastorno obsesivo-compulsivo, oculto como una característica de la personalidad, es el hábito del orden extremo. Es fácil pasar por alto este síntoma porque se piensa que es algo positivo. Ser ordenado, poner las cosas en orden por color o número, o ser un “fanático de la organización” es admirable hoy en día. La cuestión es que no importa lo higiénico que seas, no está bien ser obsesivo, ni siquiera sobre la limpieza. La moderación es el mejor término, hablemos de lo que hablemos.

  1. Fatiga

Hay muchas causas de fatiga y somnolencia. Una de las causas más comunes es el simple agotamiento por el estrés y la rutina diaria. Pero ¿qué les pasa a esas personas que parecen tener sueño todo el tiempo o están cansados ​​a todas horas a pesar de no hacer muchas actividades? La depresión agota toda la energía de una persona, como si no hubiera descansado en días. Podría haber varias razones para esto, como la fatiga crónica o la inflamación en el cuerpo, pero si tus exámenes físicos no muestran nada, podría ser mental ya que, como decíamos, la fatiga es uno de los síntomas principales de la depresión.

  1. Inquietud

La inquietud no es infrecuente, pero los movimientos severos de este tipo durante períodos prolongados de tiempo pueden afectar la vida cotidiana. Algunos medicamentos causan movimientos inquietos y bruscos que son similares a los de quienes padecen ansiedad. Estos movimientos intranquilos incluyen no poder mantener los dedos y los pies inmóviles, pasear por la habitación y hacer preguntas rápidas. Este comportamiento es intenso y sin tratamiento solo empeorará.

  1. Obsesión por la seguridad

Es normal preocuparse por nuestra seguridad, sobre todo teniendo en cuenta lo que se escucha en las noticias todos los días. Pero estar demasiado preocupado puede estar asociado con diversos trastornos de salud mental. Si alguien de tu entorno está revisando las cerraduras de sus puertas repetidamente, o si te pregunta constantemente si has apagado el fuego, entonces algo podría estar mal.

El trastorno obsesivo-compulsivo hace que algunas personas se atasquen en los patrones de preocupaciones de seguridad. Sienten que algo malo sucederá si no llaman y verifican a sus seres queridos una cierta cantidad de veces, o si no miran por la ventana para verificar si hay criminales una y otra vez. Este comportamiento puede volverse tan negativo que puede dominar sus vidas.

  1. Aburrimiento extremo

¿Alguna vez has conocido a alguien que no encuentra nada divertido o no se entusiasma con nada? Es probable que esté aburrido todo el tiempo, pero esto no es normal. El aburrimiento extremo y la apatía suelen ser el resultado de la depresión y la incapacidad de estar solo con tus propios pensamientos. Si alguien nunca está satisfecho, entonces puede estar sufriendo un problema grave mental.

  1. Acaparar objetos innecesarios

Podrías pensar que es adorable cómo tu tía recolecta periódicos, pero esto puede volverse peligroso si tiene montones de ellos alineados en los pasillos de su casa, así como ropa vieja, trastos inservibles, etc. Esto se llama síndrome de Diógenes, y es una enfermedad. La mayoría de las veces, en estas circunstancias, los acaparadores encuentran nuevas razones para guardar más y más cosas, hasta que su casa se convierte en un lugar insalubre y peligroso para vivir.

Antes de sonreír y contarle a tus amigos los pequeños detalles divertidos que notaste cuando visitaste a tu vecino, trata de verlo de otra manera. Estas pequeñas cosas podrían ser síntomas de algún trastorno de salud mental disfrazado hábilmente como rasgos de personalidad. Cuando estas excentricidades se ponen serias, no es el momento de bromear al respecto. En algunos casos, las personas pedirán ayuda, pero en otros, serán sus actos los que estén clamando por ayuda.

Si deseas confrontar a alguien sobre su comportamiento, debes ser amable. Intenta averiguar o preguntarle por qué hace ciertas cosas y ten en cuenta sus respuestas para ver si necesita ayuda. Y si tú tienes pequeños hábitos extravagantes, tal vez deberías examinar por qué haces estas cosas. Nunca sabes lo que podrías descubrir acerca de ti mismo.

Fuente:

http://www.nytimes.com

https://www.learning-mind.com

También te interesará...

Comida basura

¿Comes demasiados alimentos ultraprocesados?

Comparte en: Los alimentos ultraprocesados son muy perjudiciales para la salud y, lamentablemente, forman parte de la dieta diaria

Read More...
Bolsas en los ojos

¿Cómo saber si estoy ovulando?

Comparte en: La ovulación es el proceso que ocurre cada mes a mitad de ciclo mediante el cual uno

Read More...
Ardor al orinar

Ovulación y dolor al orinar

Comparte en: Durante la ovulación, la mujer puede experimentar una serie de síntomas como dolor abdominal, hinchazón de las

Read More...

Deja tu comentario:

Tu e-mail no será publicado.

Mobile Sliding Menu