10 errores que solemos cometer en el gimnasio

En Estilo de vida
Haciendo deporte
Comparte en:

Los gimnasios se han puesto de moda y casi todo el mundo está apuntado a uno, aunque no todo el mundo acude a ellos con la misma frecuencia. Sin embargo, mucha gente no consulta a los monitores y comete muchos errores a la hora de hacer ejercicio, lo que puede llegar a ser malo para la salud.

  1. Empezar sin calentar

Calentar antes de empezar los ejercicios es la forma de prepararnos física y psicológicamente. Calentar adecuadamente reduce el riesgo de lesiones, de flato y favorece nuestro rendimiento posterior. Así que no olvides calentar antes unos 10 minutos, más si el ejercicio va a ser muy intenso.

  1. No llevar la ropa adecuada

Según el ejercicio que vayas a hacer debes ponerte un tipo de ropa y calzado u otro. No es lo mismo hacer pesas que bici estática. Además, debes buscar ante todo la transpiración de las prendas y la comodidad.

  1. Usar las máquinas sin asesoramiento

Generalmente las máquinas no son difíciles de usar, lo complicado es saber qué carga nos conviene, cuál es la postura correcta y cuántas repeticiones debemos hacer de cada uno de ellos. Los monitores no están de decoración, pregúntales qué ejercicios te convienen más y pídeles que diseñen una tabla de ejercicios adecuada a ti, tus capacidades y tus objetivos (no es lo mismo querer perder peso que querer ganar masa muscular).

  1. No activar el abdomen

Si vas a hacer ejercicios abdominales, es fundamental activar antes dicha parte del cuerpo y no forzar las cervicales o las lumbares. Existen diversos ejercicios de activación en los que se provoca y mantiene la reducción del diámetro abdominal, lo que se conoce como “abdominal hollowing”. Por ejemplo, a cuatro patas, intenta acercar el ombligo hacia la zona lumbar, sin mover la columna. Realiza varias respiraciones mientras mantienes el diámetro reducido.

  1. Hacer cardio primero

“Pese a que se suele creer lo contrario, es recomendable empezar el entrenamiento con ejercicios de fuerza para agotar las reservas de glucógeno de manera que al hacer cardio después, el cuerpo solo recurrirá a las grasas. Así aseguras que tu entrenamiento es efectivo y con un gasto energético adecuado” -afirman los expertos de la marca deportiva Sprinter.

  1. No hidratarse adecuadamente

Debes beber agua o bebidas isotónicas durante el entrenamiento para reponer los electrolitos perdidos a través del sudor. Y una vez hayas acabado, puedes reponer los niveles de energía con batidos caseros de fruta.

  1. Hacer siempre lo mismo y trabajar los mismos músculos

Si realizas siempre los mismos ejercicios, con la misma intensidad y la misma duración, llegará un momento que los ejercicios no te servirán de mucho ya que tus músculos se habrán habituado. Debes ir aumentando la intensidad y la frecuencia, además de hacer ejercicios diferentes para sorprender a tus músculos y ejercitarlos todos por igual (a no ser que quieras tener unos brazos enormes y unas piernas sin músculo).

  1. Usar solo las máquinas que nos gustan o son sencillas

Al gimnasio debemos ir a trabajar lo más posible nuestro cuerpo, no vale con sentarnos 20 minutos en la bici estática charlando con nuestra compañera de gimnasio, hay que usar todas las máquinas recomendadas para nosotros, incluso aquellas que nos aburren o nos resultan más complicadas.

  1. Hacer solo ejercicio aeróbico para perder peso

En la actualidad son muchos los estudios que han demostrado la mayor eficacia de combinar pesas con ejercicios cardiovasculares para perder peso. No vas a adelgazar más por pasarte una hora en la cinta de correr, sino que debes hacer un entrenamiento cruzado: empezar con un circuito y dejar la cinta o la bicicleta para el final.

  1. No calentar ni estirar al terminar

Tras el entrenamiento, es imprescindible dedicar unos minutos a estirar, no solo para liberar la tensión muscular acumulada, sino también para asegurar una movilidad adecuada tras el ejercicio. De esta manera, reduces las agujetas y las posibles lesiones o daños a los músculos.

Recuerda estos consejos la próxima vez que vayas al gimnasio ya que si bien es cierto que el ejercicio físico regular es muy bueno e incluso puede alargar tu esperanza de vida, también es cierto que puede causar daños a tu organismo sino lo realizas de manera adecuada, como roturas de ligamento, desgarros, fatiga, dolor de espalda, etc.

También te interesará...

Causas arrugas

¿Por qué salen arrugas?

Comparte en: Lo de cumplir años e ir aprendiendo y disfrutando de la vida está muy bien, pero que

Read More...
Beneficios de la meditación

La meditación también ayuda a mejorar tu vida sexual

Comparte en: Según un nuevo estudio publicado en el Journal of Sex & Marital Therapy, las mujeres que practican

Read More...
Beneficios de la ortiga

Beneficios de la ortiga

Comparte en: La ortiga es una planta medicinal que pertenece a la familia de las urticáceas, con muchas aplicaciones

Read More...

Deja tu comentario:

Tu e-mail no será publicado.

Mobile Sliding Menu