10 consejos para ser más productivo

En Trabajo
Trabajando
Comparte en:

El número de horas que pasamos delante de nuestro ordenador trabajando no garantiza una relación directamente proporcional con el trabajo realizado. Es decir, el hecho de estar 8 horas sentados con el culo pegado a la silla no garantiza que vayamos a trabajar más que una persona que está menos horas pero aprovecha mejor su tiempo.

De hecho, los datos de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico) para España no son muy alentadores. Según sus informes, en España se trabajan al año unas 1.691 horas, pero no somos los más productivos. Alemania, el país donde menos horas anuales se trabajan (1.371), es precisamente el más productivo del mundo.

Medidas que permitan una mayor conciliación como el trabajo a distancia, o la aplicación de horarios flexibles y racionales, son prácticas con un gran efecto en la productividad de los trabajadores. Otras ideas que pueden aumentar tu productividad son:

  1. Adapta tu horario

A la hora de mejorar la productividad, madrugar es una de las herramientas reinas. Diversos estudios muestran que, para la mayoría de personas, empezar la jornada en las primeras horas de la mañana resulta en una mayor productividad.

Esto tiene, entre otras, una explicación biológica. Los humanos regimos nuestros ciclos biológicos en gran medida por el ciclo de luz-oscuridad para nuestro estado de vigilia y descanso. Así, con el amanecer, la presión arterial aumenta y cesa la secreción de melatonina (con una gran influencia en el sueño). Además, aumenta la glucosa (un fuel para nuestro cerebro) y empiezan los movimientos intestinales. El organismo se prepara para un nuevo día. Esto explica por qué nos sentimos “tan frescos” en esas primeras horas del día.

  1. Trabaja en intervalos

En función de tu forma de trabajar, establece un tiempo de descanso regularmente en el que te tomes una pausa de 10 o 15 minutos. Puede que lo necesites cada 90 minutos, o que notes cómo cuando llevas unas 2 o 3 horas trabajando tu cerebro necesita un pequeño descanso. Aprovecha esa pausa para andar, moverte y respirar aire libre. Ayudará a despertar tu circulación sanguínea, a despejar tu mente y a centrarte en algo que te permite no pensar demasiado: simplemente andar. También puedes aprovechar ese tiempo para meditar, hacer estiramientos, charlar con alguien…

Solo levantarte de tu silla de vez en cuando aumenta la producción en un 18%.

  1. Planifica el momento para las tareas

El ritmo es básico. Todo corredor de fondo sabe que para llegar a la meta más o menos intacto debes establecer un ritmo en la carrera para gestionar tus fuerzas y reservas. En este sentido, siguiendo con el primer punto, si tú eres más productiva por la mañana, estarás más alerta a primera para completar las tareas más complicadas o tediosas. Si, en cambio, tu cerebro está en mayor alerta con el día ya avanzado, deja esas tareas para el final.

  1. Date una fecha límite

En algunas tareas esta ya vendrá implícita, pero en otras, aquellas con un vencimiento abierto, puede ayudarte el ponerte un día máximo en el horizonte en el que debes tenerla finalizada. Puede tratarse de un vencimiento en el mismo día, como completar determinada tarea antes de las 12, o tratarse de una más amplia, como completarla antes del final de la semana. Las metas, sean autoestablecidas o no, son una de las formas más efectivas de motivación.

  1. Haz ejercicio regular

El ejercicio es básico para un buen funcionamiento del cerebro y del cuerpo. Se ha demostrado que la región del hipocampo, básica para la capacidad de memoria, crece en personas que hacen ejercicio regular. Ayuda a mejorar la capacidad de atención y multitasking. Libera endorfinas, que son algo así como un opiáceos naturales, y tienen un impacto directo en la sensación de bienestar físico y mental, reducción de la presión sanguínea y potencian el sistema inmunitario, entre otras bondades. Además, el ejercicio puede ayudar a salir de un atolladero mental, así que si no consigues dar con la solución a un problema o tu creatividad parece estar en sus últimas, prueba a moverte, sal a dar un paseo, haz algo de yoga…

  1. Establece un tiempo para mirar el correo

Los mails pueden ser una auténtica aspiradora de tiempo. Si sientes que es así, prueba a establecer unos tiempos para mirarlos. Cada media hora o cada hora, por ejemplo. Te evitarás estar interrumpiendo repetidamente tu trabajo para chequear tu buzón de entrada.

  1. Minimiza las interrupciones

Diversos estudios señalan que la mayoría de trabajadores cuentan el ruido como una de las peores distracciones en el trabajo. Y que, entre las diversas fuentes de ruido, es la de un compañero ruidoso la más potente para dificultar la concentración. De hecho, un estudio de la Universidad de California señalaba que los trabajadores solían sentirse más felices cuando trabajaban en entornos aislados.

Pero, como no siempre es posible tener una zona de trabajo individual, para evitar este tipo de distracciones que tanto merman la capacidad de trabajo, prueba técnicas como ponerte cascos. Puedes usarlos como aislantes del sonido exterior o con algún tipo de música o sonido (como el ruido blanco) que te ayude a concentrarte.

  1. Ten en cuenta ciertos aspectos ambientales

Aspectos como la temperatura o la luz han probado ser muy significativos en el rendimiento en un lugar de trabajo. Según algunos estudios, la temperatura ideal para el mejor rendimiento está entre los 21 y los 22º C. Aunque, como ya debes saber, el consenso sobre este tema es virtualmente imposible. Y respecto a la luz, diversos estudios, como uno realizado por la Universidad Northwestern, de Chicago, y publicado por la revista científica Sleep, concluía que los trabajadores sin acceso en su lugar de trabajo a luz natural obtenían peores resultados en calidad del sueño, vitalidad o problemas físicos.

  1. Decora la oficina con plantas

Una oficina agradable y decorada con plantas aumenta nuestra satisfacción personal. Nos hace sentir mejor, menos encerrados, y aumenta nuestra productividad.

  1. Ve vídeos de gatos

No es broma, ver los típicos vídeos gracioso de gatos o de caídas nos ayuda a ser más eficaces en el trabajo al darnos un break de humor, que hace que nuestra mente se despeje y vuelva al trabajo más motivada y con más energía.

Foto: Creado por Freepik

También te interesará...

Cosas que puedes vender por Internet, ¡y que mucha gente querrá comprar!

Comparte en: Si estás planteándote la posibilidad de abrir tu propia tienda online, pero todavía no tienes claro qué

Read More...
Beneficios para la salud de ser optimista

Resiliencia emocional ¿Cómo construirla?

Comparte en: La resiliencia podría definirse como la capacidad de afrontar la adversidad. Para la Neurociencia, por ejemplo, las

Read More...

Portugal, un país con encanto ¿Conoces todos sus rincones?

Comparte en: Portugal está cada vez más de moda y es, todavía por desgracia, un gran desconocido para los

Read More...

Deja tu comentario:

Tu e-mail no será publicado.

Mobile Sliding Menu